Pre-venta: Celebramos el lanzamiento de nuestros productos con un precio muy especial para ti 🚀

Dieta para combatir la alergia primaveral

¡Ya estamos en primavera! Empiezan a florecer los árboles y más de uno empezará a tener picores, ojos llorosos, mucosidad, nariz congestionada, … Cada vez es más la gente que padece alergias, pero también cada vez más hay más alternativas y soluciones para combatirlas. 

Uno de los motivos por los que cada vez haya más casos es un cuadro débil general que presenta la persona: hígado sobrecargado e intestino permeable. Con una suplementación correcta y una buena pauta dietética podremos mejorar la respuesta del organismo. 

Para que el organismo tenga una respuesta alérgica, será necesario que el agente alergógeno -pol·len, ácaros o pelo de animal- traviese las barreras naturales del cuerpo y llegue al interior. Nuestro sistema inmune responderá de manera anormal y dará lugar a distintos síntomas como picores en la nariz, obstrucción nasal, picor, dificultad para respirar, etc.  

Nuestro hígado deberá estar en plenas condiciones para poder hacer frente a todas las funciones que lleva a cabo, entre ellas, ayudar al organismo hacer frente al agente alieno que ha entrado en nuestro cuerpo. Para asegurar un buen funcionamiento hepático será importante hacer una dieta depurativa unos meses antes de que empiecen las alergias, para eliminar las toxinas acumuladas y aliviar la sobrecarga del hígado. Una buena manera de eliminar las toxinas seria tomar infusiones de plantas que ayuden a la salud hepática como el boldo o cardo mariano, junto con una dieta ligera y más vegetariana durante unas semanas y consumir alimentos amargos como las alcachofas, endibias, rábanos, escarola, etc.  

Por otra parte, como ya bien hemos mencionado anteriormente, será necesario cuidar el sistema intestinal. Muchas de las personas que padecen alergias seguramente tengan un intestino poco impermeable y, por tanto, un intestino que no hará correctamente su función y dejará pasar microorganismos o partículas de comida no digeridas que no deberían pasar. Para fortalecer el sistema intestinal será básico asegurar una buena flora microbianal, la cual se encarga de defender al intestino frente infecciones, ayudar a absorber correctamente los nutrientes y digerir algunos alimentos, también es imprescindible para sintetizar determinados nutrientes como la vitamina K o la vitamina B12. 

Entonces, ¿qué debo comer para mejorar mi salud intestinal? 

Para corregir la hiperpermeabilidad intestinal primero deberemos evitar aquellos alimentos que sospechamos que nos producen más intolerancia y que nos puedan irritar la mucosa intestinal; como el café, bebidas con gas, bebidas azucaradas, chocolate, gluten, azúcar o harinas refinadas. Un buen complemento para ayudar a recuperar el buen estado intestinal es la L-glutamina y el agua de mar isotónica. 

Además, deberemos consumir alimentos antiinflamatorios y depurativos, ricos en quercetina y beneficiosos para nuestra microbiota. 

  • Alimentos ricos en ácidos grasos omega 3: tienen efecto antiinflamatorio, como las semillas de chía, lino, cáñamo y pescado azul -salmón y sardinas-. 
  • Alimentos con propiedades prebióticos: frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. También alimentos probióticos como el yogur, quéfir, chucrut, kimchi, kombucha y miso.  
  • Vegetales de hoja verde amarga: coles, espinacas, alcachofas, rúcula, diente de león, endibias, espárragos, entre otros. 
  • Infusiones con efecto antihistamínico que ayuden a calmar los síntomas de la alergia, como la ortiga o la petasita. 
  • Alimentos ricos en quercetina: cebolla, ajo, manzana, pera, brócoli, coliflor, repollo, avena, entre otros. 
  • Té verde: contiene catequinas que neutralizan un receptor implicado en la producción de la respuesta alérgica. Además, es rico en antioxidantes.  
  • Cúrcuma y jengibre: incluye 2 rodajas de cada uno en tus infusiones. Desinflaman, son antioxidantes, mejoran las digestiones y tonifican las defensas. 
  • Alimentos ricos en zinc: marisco, ostras, apio, semillas de calabaza, huevos, nueces, berenjenas y calabaza. 

Además de todo esto, será fundamental mantener unos hábitos de vida saludables para intentar prevenir la astenia primaveral: 

  • Llevar un ritmo de vida ordenado y sin demasiado estrés 
  • Respetar las horas de sueño y cuidar la calidad de este 
  • Hacer ejercicio diario moderado 
  • Seguir una alimentación saludable y equilibrada 

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Posts relacionados

¿Cómo nos afecta el estrés?

El estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para poder afrontar una situación que se percibe como amenaza o de demanda incrementada. Des de nuestros

Leer Más >>