Inmunonutrición

La inmunonutrición estudia el conjunto de procesos a través de los cuales determinados nutrientes son capaces de modificar la actividad del sistema inmunitario y, por tanto, garantizar las necesidades defensivas de un individuo en un momento determinado. 

¿Cuál es el propósito de la nutrición?

Ingestas deficientes o excesivas pueden tener consecuencias negativas en el estado inmunológico y la susceptibilidad del cuerpo frente a la invasión de patógenos. Y, aunque la mayoría de nutrientes presentes en una dieta variada y equilibrada juegan un papel crucial en mantener una respuesta inmune óptima, hay algunos nutrientes y componentes bioactivos que requieren de más protagonismo porque tienen un papel clave en la salud inmunológica. 

La estructura y fluidez de las membranas celulares, las vías de señalización y la expresión génica van a influir de manera directa en la funcionalidad de las células inmunes. 

Ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos omega-3 tienen una actividad proinflamatoria menor que los provenientes de la serie omega-6 y aportan más fluidez en las membranas celulares. Las grasas saludables W3 contribuyen a la formación de eicosanoides con propiedades más antiinflamatorias, vasodilatadoras y anti-agregantes, a la vez que tienen la capacidad de inhibir factores de transcripción como el TNF-a para reprimir procesos inflamatorios.

Fuentes alimentarias: semillas, frutos secos, aguacate, aceite de pescado, pescado azul, aceite de oliva y hoja verde. 

Grasas saludables omega 3
Grasas omega-3

Vitamina C

El ácido ascórbico es esencial para todas las células del cuerpo, pero especialmente para las del sistema inmune. Es hidrosoluble y tiene una gran acción antioxidante que ayuda a los procesos infecciosos como puede ser un resfriado común. En estudios científicos solamente se han visto efectos positivos en cuanto a la duración del resfriado y no tanto en la prevención, por lo que tomar altas dosis de vitamina C a modo de prevención no servirá de mucho.  

Fuentes alimentarias: pimiento rojo, crucíferas, grosella, espárragos, kiwi, espinacas, perejil y frutas cítricas como la mandarina, la naranja o el limón. La ingesta diaria recomendada es de 90mg/día. 

Vitamina C
Vitamina C

Vitamina E

Es otro excelente antioxidante de carácter lipofílico y que tiene especial importancia en las membranas celulares debido a su preferencia por la adhesión a los ácidos grasos. Esta vitamina, a diferencia de la vitamina C, se ha visto que en estudios realizados con voluntarios mayores de 65 años, puede prevenir el resfriado común. Vigilar con las mega dosis, ya que su exceso de puede almacenar y ejercer efectos contrarios a los deseados.  

Fuentes alimentarias: aguacate, aceite de oliva, huevos, frutos secos, cereales integrales y semillas. La ingesta diaria recomendada es de 15mg/día.  

Vitamina E
Vitamina E

Polifenoles y flavonoides

Los polifenoles y flavonoides tienen actividad antioxidante, antiinflamatoria, reguladora enzimática, modulan la microbiota intestinal y la señalización celular. Estos se absorben en el intestino y son utilizados por la microbiota, la cual va a producir metabolitos beneficiosos y, a la vez, ésta también se va a modular. Los polifenoles pueden inhibir o promover el crecimiento de ciertos grupos bacterianos. En el sistema digestivo se encuentran un gran número de células inmunes, por lo que si el intestino se encuentra en buenas condiciones, habrá más probabilidad de que el sistema inmune esté reforzado. En este sentido, los pre y probióticos también apoyan el equilibrio del ecosistema bacteriano. Más información sobre la cara buena de las bacterias aquí.

Fuentes alimentarias: uvas, fresas, arándanos, moras, frambuesas, cacao, tomate, cebolla y ajo.

Polifenoles

Micronutrientes

Algunos de los más importantes son el hierro, cobre, selenio y zinc. Cada uno de ellos participan en mecanismos enzimáticos antioxidantes intracelulares, para evitar la formación de radicales libres. Algunas de las enzimas más importantes son la Catalasa, la Glutatión peroxidasa y la Superóxido dismutasa. Ninguna de estas enzimas podrá funcionar sin su micronutriente correspondiente. 

Fuentes alimentarias: las nueces del Brasil destacan por su alto contenido en selenio, el marisco y otras fuentes de origen animal contienen buenas cantidades de zinc y cobre. El hierro es un mineral que se encuentra fácilmente en la mayoría de alimentos, pudiéndose diferenciar el hierro hemo -más relacionado con los de origen animal- y el hierro no hemo -más relacionado con el reino vegetal-.

Nueces del Brasil

 

Compártelo en las redes

Posts relacionados

Alimentos con mayor poder saciante

¿Es lo mismo un alimento saciante que uno calórico?  Cuando comemos despacio y con plena conciencia, damos tiempo a que el sistema digestivo libere adecuadamente hormonas de la saciedad, las cuales nos van a avisar

Leer Más >>

Idea de desayuno saludable: Açaí bowl

¿Quieres empezar el día con un desayuno rico, sano y equilibrado?   Açaí bowl, una explosión de vitaminas  Me encanta este desayuno, sobre todo en época de verano, puedo decir que soy una especie de adicta al açaí y es uno de mis

Leer Más >>